2/07/2018

Andreu Soldevila: “Las empresas tenemos la obligación de destinar una parte de nuestros recursos a la gente que más lo necesita”

Entrevista a Andreu Soldevila, presidente del Patronato de la Fundació IReS

Andreu Soldevila es empresario y el actual presidente de la Fundación IReS. Lleva 8 años formando parte del patronato de la entidad y velando por su funcionamiento. En un momento en que IReS se encuentra en plena transformación y cambio, comparte con nosotros su visión.

¿Por qué crees que es importante innovar y adaptarse a los cambios en el Tercer Sector?

Las organizaciones, como las empresas, se deben ir renovando. A raíz de la crisis que sufrieron hace unos años las administraciones, con el que la entidad experimentó un descenso de ingresos, desde el Patronato y la Dirección de IReS vimos que había que hacer un enfoque hacia el mundo privado para no depender exclusivamente de la Administración pública. A partir de ese momento desarrollamos una serie de programas y filosofía innovadores para que la fundación emprendiera un nuevo camino.

IReS trabaja mucho con las familias y queríamos enfatizar que el entorno más cercano de una persona debe encontrar su lugar en la sociedad.

¿Cómo valoras la transformación y la evolución de la Fundación IReS durante todos estos años?

Desde el esfuerzo que tuvimos que hacer todos juntos. Con la crisis, transformar la entidad era una tarea que me preocupaba y de la que me sentía muy responsable. IReS no podía desaparecer y se tuvo que reinventar para salir adelante.

Quizá la experiencia como empresa ayudó a hacerlo posible. Conseguimos gente que nos ayudó y algunas colaboraciones externas. Ahora IReS ya está salvado y en marcha pero toca trabajar y edificar la nueva cultura y filosofía sin perder lo que somos. Tenemos que ir sumando.

Desde el ámbito empresarial, ¿por qué es importante que las empresas acompañen la labor social que desarrollan las entidades del tercer sector?

La Responsabilidad Social Corporativa es una práctica que, en el mundo occidental, se ha ido desarrollando desde hace mucho tiempo. De alguna manera yo creo que las empresas tenemos la obligación de destinar una parte de nuestros recursos a la gente que más lo necesita.

Además, tenemos la misión de encomendar este deseo a todas las empresas que puedan llevar a cabo este compromiso porque sería mucho más difícil desarrollar nuestra labor si sólo contáramos con nuestros propios recursos. Y no sólo hablamos de los recursos económicos. Como empresas y como sociedad, debemos entender que tenemos una asignatura pendiente muy importante de ayudar a la gente que no ha tenido las mismas oportunidades que nosotros, de poder allí entregar una sociedad mejor.

A nivel personal, ¿qué te aporta presidir el Patronato de la Fundación IReS?

En primer lugar, una gran satisfacción porque es una dedicación que viene de tradición familiar. Concretamente, viene de mi padre, quien quería que me incorporara al IReS y justo cuando me encontraba reconvirtiendo mi empresa me incorporé. Primero formé parte del Patronato y luego asumí la presidencia con ilusión. Y con el tiempo me gustaría que también mis hijos se incorporaran. Estoy muy orgulloso de IReS.

Muchas gracias.