25/01/2018

¿Cuándo tenemos que empezar a hablar de sexualidad y afectividad?

IReS implanta sus talleres de afectividad y en los centros educativos de Cornellà

La transformación del cuerpo es la primera señal de alarma en el paso de la infancia a la adolescencia para los jóvenes, pero más allá de un cambio físico, esta transformación despierta nuevas necesidades e inquietudes de tipo emocional. Por esta razón, es para ellos el momento propicio para cuestionarse todo lo relacionado con su cuerpo, sus sentimientos y emociones y las relaciones que mantienen con su entorno.

Con el título “¡Mi cuerpo está cambiando!” , recibe nombre uno de los talleres que imparte la Verónica Vivero, psicóloga especializada en Educación sexual y afectiva de la Fundación IReS.

Desde el pasado noviembre, la Fundación IReS realiza talleres sobre afectividad y sexualidad en los centros educativos de Cornellà de Llobregat, dentro del marco del Servicio de promoción de la salud sexual y afectiva en el ámbito comunitario, un servicio impulsado por el Departamento de Salud Pública de el Ayuntamiento de Cornellà de Llobregat.

La sexualidad es diversa y tiene varias formas de ser expresada

Ofrecer talleres sobre educación afectiva desde una edad más temprana, tiene como principal objetivo incentivar el autocuestionamiento en los chicos y chicas. Es decir, hacerles reflexionar sobre los mitos y estereotipos que rodean los temas de género y sexo y de las relaciones afectivas para favorecer en su desarrollo. Además, motivar esta reflexión sirve para prevenir posibles situaciones de vulnerabilidad en sus relaciones personales de futuro: la dependencia emocional, la baja autoestima o la normalización de situaciones de violencia o conflictos.

Es necesario , explica la psicóloga, educar en saber decir “no”, en la asertividad para marcar y reconocer los límites y hacer prevalecer las propias necesidades en las relaciones afectivas porque con esta orientación educativa, también se les hace partícipes del cambio social del cual forman parte. A una edad donde todavía están muy marcados por los estereotipos, hay que abrir una puerta a la diversidad, el autoconocimiento y el autodescubrimiento.